13.4 C
Cartagena
martes, marzo 5, 2024
CulturaEntrevista a la escritora Alicia Rico Forte

Entrevista a la escritora Alicia Rico Forte

Hay quien la define como una “máquina de ideas” y es que de pequeña siempre le encantó crear historias, y “eso no cambió cuando crecí”, nos cuenta.

Alicia Rico Forte es una escritora nacida en Yecla, donde precisamente el próximo 1 de marzo presentará  en la Casa de Cultura su libro “Nadie dijo que fuera fácil”,  en el 15 aniversario de la primera edición. El libro cuenta la experiencia de la autora con el cáncer a los 26 años, del que se recuperó, y en el que quiso plasmar sus vivencias y sentimientos durante esos años.

Alicia ha escrito otros libros como “Siempre que llovió, paró”, “La transparencia de un instante” libro ilustrado por ella misma, y recientemente “La sombra de un trato” (2022). También ha trabajado como editora, con autores como Paula Marco o José Martínez Ramírez. Tiene una web donde podéis ver más sobre sus trabajos: http://www.aliciaricoforte.es

Hoy charlamos con ella para conocer mejor su trayectoria y sus proyectos:

Publicidad

 

1 ¿Cuándo te diste cuenta de que escribir iba a ser una parte importante de tu vida?

Me di cuenta cuando me vi a mí misma con mi primer libro en mis manos, por contradictorio que pueda parecer. Siempre me ha gustado escribir, pero empecé a hacerlo de una forma más asidua cuando me diagnosticaron un cáncer. En aquellos momentos necesitaba expresar lo que me estaba pasando, por lo que me creé un blog que acabó convirtiéndose en Nadie dijo que fuera fácil.  Fueron mis lectores los que me animaron a transformarlo en un libro y, después, ya no he podido parado de escribir.

 

2 ¿Crees que una escritora elige lo que va a escribir o que las historias eligen al escritor/a?

En mi opinión, cada autor empieza pensando que tiene el control sobre la historia que tiene en su mente, pero solo es así hasta que esta empieza a tener vida propia. Me pasó sobre todo con mi thriller psicológico, La sombra de un trato, en la que desarrollé personajes complejos que además tuvieron una gran evolución a lo largo de la historia. Al principio los podía controlar, pero llegó un momento en eran ellos mismos los que me indicaban el camino a seguir.

 

3 Centrándonos en tus primeras obras ¿qué te motivó realmente para escribir sobre su experiencia con el cáncer?

Fue una válvula de escape, algo que mi propia mente me pidió. Me encontré con veintiséis años y un miedo tremendo a morir. Necesitaba poner mis ideas en orden, expresar con palabras todo lo que me estaba sucediendo.

Lo más curioso es que ahora, cuando he estado releyendo mi libro para publicar su versión ampliada quince aniversario, es cuando me he dado cuenta de la gran fuerza que llegué a demostrar. Saqué recursos para seguir adelante hasta de debajo de las piedras, y me enorgullece pensar que mi libro ha podido ayudar a otras personas en una situación similar.

4 Háblanos del desafío que supuso, y con el que te enfrentaste en esa etapa, al poner sus sentimientos y experiencias en palabras.

Realmente no lo veo como un desafío, sino como algo natural que sucedió porque tuvo que suceder. Me sentía muy bien expresando mis emociones, tanto mientras que desarrollaba el libro, como cuando empecé a hacer presentaciones y dar charlas sobre mi experiencia. Para mí, lo que realmente fue un desafío fue editar Siempre que llovió, paró, que es el libro en el que hablo sobre la ansiedad. En la sociedad en la que vivimos nadie te va a juzgar por tener un cáncer, pero sí por tener un problema mental. Publicar ese libro fue como desnudarme en público, ya que en el muestro partes muy íntimas de mí misma. Sin embargo, estoy orgullosa de haberlo hecho, ya que he recibido críticas muy positivas, y ayudado a muchas personas que también se han tenido que enfrentar a la ansiedad.

 

5 ¿Encontraste aspectos positivos en la experiencia de escribir sobre ello que te sorprendieron?

Muchísimas, y lo digo en ambos libros. No solo en el sentido terapéutico de la propia escritura, sino sobre todo en su repercusión. Os voy a contar un par de ejemplos, uno en relación a cada uno para que me podáis comprender mejor.

En el primero de ellos, Nadie dijo que fuera fácil, hubo una chica que me comentó que mi libro se convirtió en su amuleto durante su tratamiento contra el cáncer. ¿Podéis imaginar lo que sentí cuando me lo contó? Se lo llevaba a las sesiones de quimioterapia, e incluso me envió una fotografía con él en sus manos mientras se la estaban administrando. Solo por eso, ya mereció la pena escribirlo.

Respecto a Siempre que llovió, paró, lo que más me ha impresionado es la cantidad de personas que me han escrito para contarme cómo se han sentido al leerlo. Una incluso me escribió una carta a mano para contarme su experiencia y todo lo que le había hecho sentir. Me emocioné un montón al leerla, y me alegra pensar que mis palabras le pudieron ayudar.

6 Luego cambiaste completamente de tema, desarrollando un libro ilustrado: La transparencia de un instante. ¿Cómo fue esta transición?

Para mí, crear La transparencia de un instante fue todo un reto, ya que en él se fusionan mis dos grandes pasiones: la escritura y la pintura. Fue un libro que desarrollé durante la pandemia, y que tiene una gran carga emocional. Trato temas muy diversos como el amor, el miedo, la satisfacción, el paso del tiempo o el poder de la diversidad, y lo hago a través tanto de mis textos como de mis retratos de acuarela. Uno de los mayores retos a los que me enfrenté fue el darle exactamente la forma que tenía en mi mente. Tenías las ideas muy claras: un libro en formato grande, a color y con un diseño minimalista que dirigiera la atención del lector a lo que realmente es importante. Ello me llevó a desarrollarlo todo yo misma y estoy muy contenta con el resultado.

 

7 También has trabajado en edición y maquetación, cuéntanos un poco cómo surgió esa faceta.

Surgió cuando publiqué Siempre que llovió, paró, que fue el primer libro que maqueté y edité yo misma. Al poco tiempo se pusieron en contacto conmigo dos personas, pidiéndome ayuda para sacar sus primeros libros. Sus proyectos me gustaron mucho, por lo que colaboré con ellos para su publicación. Se trataba de La fuga de mi prisión mental de José Martínez Ramírez y El barco perdido de Paula Marco.

Años después volví a retomar la faceta editorial, pero esta vez con la ayuda de mi marido, Emanuel Menta. Juntos maquetamos y diseñamos la portada de La leyenda de Ella de Xavi Guimerà y El olor de los claveles y otros relatos de Eva María Ríos. También maquetamos el libro Manuel Campo Vidal. Pasión por la comunicación. Medio siglo de periodismo, de Luis Campo Vidal, Tatuado en la piel de Sonia Campo Gómez y Serpiente de Cascabel de Antonio Sensada Bautista.  Recientemente, hemos sacado nuestro propio sello: AESC Editores que hemos estrenado con El vuelo olvidado, que es el segundo libro de Emanuel Menta. Estamos bastante ilusionados con este proyecto, aunque queremos ir poco a poco, poniendo mucho cariño en cada nueva publicación.

8 ¿Cuál es el proceso que sigues para escribir un libro? ¿En qué te inspiras?

Me inspiro en todo lo que me rodea. Las personas que me conocen me dicen que soy una «máquina de ideas», ya que mi mente no sabe estarse quieta. He tomado la costumbre de ir anotando todo lo que se me va ocurriendo, así después solo tengo que ponerme manos a la obra e ir dándole forma a ideas anteriores.

 

9 ¿Tienes algún ritual o hábito que te ayude a concentrarte en la escritura?

En mi habitación, al lado de un gran ventanal, tengo un sillón relax. Me gusta sentarme en él, con la espalda un poco recostada y mi portátil sobre mis piernas. En esa postura me siento muy relajada y es la manera en la que surgen mis mejores textos.

 

10 ¿Prefieres escribir a mano o en un ordenador?

Escribir a mano es muy gratificante pero me gusta más hacerlo en un ordenador. El motivo: la velocidad. Mis dedos teclean muy rápido y eso es muy cómodo a la hora desarrollar mis ideas. Sigo garabateando cosas a mano, pero los textos más largos o más desarrollados prefiero escribirlos en un ordenador.

 

11 ¿Cuál es tu libro favorito de los que has escrito y por qué?

Me cuesta mucho decidir, pero creo que si tuviera que hacerlo me decantaría por La sombra de un trato, ya que es el que más se acerca al género que suelo leer. Me encantan los libros que me atrapan y me mantienen intrigada hasta su última página y, por suerte, eso es lo que suelen decir mis lectores de mi novela. Es el libro que más me costó escribir, ya que requirió de mucha documentación sobre los años ochenta y noventa en Inglaterra, pero estoy muy orgullosa del resultado.

 

12 ¿Qué te motivó a escribir tu última obra, La sombra de un trato?

La idea inicial surgió en un viaje a Dinamarca que hice con mi marido. Allí se me ocurrió un cuento sobre una niña y una peonza, que fue la semilla que dio lugar a esta novela. Aun así, como antes decía, fue un gran reto para mí, ya que necesitaba muchos factores para que el libro tuviera el resultado deseado. Quería una buena ambientación, personajes complejos con una gran carga emocional, una gran evolución de los mismos y mantener la tensión y la intriga de forma constante. Ello me llevó a darle muchas vueltas y realizar muchos cambios, pero me ilusionaba la idea de escribir una novela que yo misma querría leer.

 

13 ¿Y tus proyectos futuros? Cuál será el próximo libro que leamos de Alicia Rico.

Acabo de terminar dos proyectos: la Edición Ampliada 15 Aniversario de Nadie dijo que fuera fácil y la versión bilingüe en español e inglés de La transparencia de un instante, que he subtitulado See and feel. Ambos han salido en el 2024, por lo que necesito descansar un poco de la escritura y dedicarme a disfrutar de mis nuevos hijos literarios.

Tengo entre manos una nueva novela de intriga, inspirada en una gran multinacional que esconde oscuros secretos, pero quiero tomarme mi tiempo antes de retomarla, para dedicarle toda mi atención.

 

14 ¿Cuál es tu opinión sobre la autoedición frente a la publicación tradicional?

En mi caso prefiero la autoedición, pero siempre que sea de calidad. Hay que ser minuciosos y pedir ayuda de profesionales cuando es necesario.

No me termina de convencer la forma en la que trabajan las editoriales tradicionales. Sus tiempos, sus requisitos y el hecho de que te vean como uno más. Por otro lado,  con ellos el autor recibe cantidades minúsculas en recompensa por su trabajo, lo cual tampoco veo justo.

 

15 ¿Qué les dirías a los lectores del El Infodigital CT para que eligieran uno de tus libros para leer o regalar?

Les animo a visitar mi página web, www.aliciaricoforte.es, para ver de qué tratan mis libros y poder pedirlos dedicados. Me encanta enviarlos yo misma, con todo mi cariño, y el saber que los reciben directamente de mis manos. Pueden elegir entre conocer mi experiencia contra el cáncer en Nadie dijo que fuera fácil, saber cómo afronté la ansiedad en Siempre que llovió, paró o conectar con sus propias emociones a través de mi libro ilustrado La transparencia de un instante. O, si lo prefieren, pueden adentrarse en las páginas de mi thriller psicológico, La Sombra de un trato, y descubrir qué se esconde en ese pequeño pueblo inglés.

 

16… y para finalizar una pregunta que nos caracteriza: defínete en tres palabras como escritora y en otras tres como persona.

Como escritora: Emocional, creativa y original.

Como persona: Inquieta, imaginativa y pasional.

 

——————————————————————————————————

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

+ 77 = 84

Síguenos en redes

7,650FansMe gusta
910SeguidoresSeguir
1,177SeguidoresSeguir
154SuscriptoresSuscribirte

Lo más visto hoy

Ultimas Entradas

Artículos relacionados

- Advertisement -

LO + VISTO ESTA SEMANA